El Gran Amor de Athena Cap.III

Capítulo 3. Ataque Misterioso

Ya habían pasado varios días desde que Saori abandonó el Santuario y a pesar de que la estación templada ya había llegado, en el santuario el tiempo permanecia siendo limpio y fresco como si él también celebrase el advenimiento de Athena.

Sin embargo esa mañana, por alguna razón, había momentos en que podía sentirse una intensa corriente helada. En la Fuente de Athena, donde recibían toda la atención que era posible, Seiya y sus compañeros aún no habían recobrado el sentido y todavía vagaban por la frontera entre la vida y la muerte. ¿Sería que sus cuerpo, al igual que sus armaduras, no iban a sobrevivir a la batalla de las doce casas?

La intranquilidad de los caballeros de Oro había aumentado considerablemente cuando recibieron de Mu la noticia de que las armaduras de Seiya y los demas habían muerto.
 
Esa noche....
 
Los dos guardias apostados frente a la Fuente de Athena,después de aburrirse de hablar del tema
tópico del extraño frío que hacia para esa estación, bostezaban al unísono cuando fueron sacudidos por un temblor.

Inmediatamente abrieron sus soñolientos ojos con atención.
Pero apenas hubieran gritado-¡¿Quienes sois?!- ambos guardias cayeron muertos,a los pies de
cuatro o cinco sombras masculinas que, sin hacer ruido, se introdujeron dentro del templo.

Al igual que cuando cazaban en su tierra natal, permanentemente cubierta de nieve, contenían la respiración y controlaban su energia tratando de captar los efluvios de su presa.

-¡Es esa habitación!-

Los asesinos que,atravesaban corriendo la amplia galeria, llegaron sin el menor extravio ante la habitación donde los caballeros de bronce se recuperaban y de una fuerte patada reventaron la puerta.
 
Dentro encontraron las figuras de Seiya y sus compañeros tumabados en sus camas.
 
-¡¿Eh?!-
 
Una de las cinco camas estaba vacia
 
-¿No os parece qué para venir a visitar a unos enfermos habeís sido demasiado bruscos llamando a
la puerta?-
 
Uno de los asesinos volvió la cabeza y en la oscuridad del pasillo se encontró con la fantasmal
figura de un hombre. Con dificultad contuvo una exclamación.

-¿Qui...quien eres?-

-Hum, alguien que se cuela en el Santuario como si fuera una vulgar rata ladrona me pregunta a mi mi nombre....no me hagas reir-
 
Habiendo perdido su energia vital, con las mejillas hundidas pero envuelto en una terrible aura
de furia Ikki se mostró a los asesinos, saliendo de la oscuridad.
 
-¿Qué...qué es esto?
 
Respondiendo a la provocación lanzada por Ikki los asesinos destrozaron la ventana y salieron
persiguiéndole.
 
En su estado normal Ikki hubiera podido librarse de sus oponentes con un solo golpe. Sin embargo
tan solo se había levantado de la cama gracias a su instinto que percibió el aura de los asesinos que les acechaban por que realmente Ikki, al igual que sus compañeros,no se había recuperado de sus heridas mortales.

Si la lucha se prolongaba,no sólo él sino también sus indefensos amigos serían víctimas del grupo de asesinos.
 
-Eso no lo permitiré nunca-
 
Sin importale cuanto se quejaba su cuerpo malherido al concentrar y aumentar su cosmos Ikki lanzó
su ataque más poderoso.
 
-¡¡HOYOKU TENSHOOO!!-
 
Los asesinos que por primera vez veían un ataque de fuego tan poderoso abrieron los ojos con
terror antes de caer fulminados. Pero en ese momento el cuerpo de Ikki se estremeció por algo diferente al dolor de sus heridas.

Era un aura helada, de gran poder y rebosante de un poderoso instinto asesino, un aura incomparable con la de los asesinos de antes. La sombra blanca que salió de la arboleda lanzó un golpe a una velocidad imposible de seguir con la vista.

-¡Se ha movido a la velocidad de la luz, como sólo los caballeros de oro deberían poder hacerlo!

¡Es un golpe a la velocidad de la luz!-

Ikki se quedó petrificado ante el poderoso ataque helado que se le acercaba tiñendo el lugar con una luz blanco-azulada como si rasgara la noche. Un escalofrío recorrió su espalda.

-En mi estado no voy a poder esquivarlo-

Y no sólo eso, ni siquiera llevaba puesta su armadura, estaba a cuerpo descubierto.

Ikki, que hasta entonces nunca había sentido un auténtico temor a morir,vió como el dueño de la sombra esbozaba una maliciosa sonrisa de triunfo, quiza fuera  la sonrisa con la que dicen que el dios de la muerte invita a los muertos.
 
-Hermano......
 
De pronto tuvo la sensación de oir la voz de su hermano desde la lejania, pero Ikki ya se había
resignado a morir no había nada que pudiera hacer. Cerró los ojos y sintió como una poderosa aura helada estallaba frente a él. Pero entonces notó un poderosisimo cosmos envolviéndolo.

-¡Shaka!-

Al abrir los ojos se encontró a Shaka de Virgo parado frente a él protegiéndole del ataque de hielo.
La sombra blanca desapareció en la noche.
 
Gracias al emblema de Odin de las corazas de los asesinos vencidos resultaba evidente cual era su
origen, venían del norte, eran soldados de Asgard.

-¿Pero por que los soldados de Asgard han...?-

Shaka se planteaba esa pregunta. Realmente si alguien pretendia amenazar al Santuario este sin duda podría ser el mejor momento. La discordia interna causada por la rebelión de Saga se había solucionado y todo el Santuario se congregaba en unanimidad alrededor de Athena, pero de eso
hacia demasiado poco tiempo, las cosas no estaban asentadas y Seiya y sus compañeros que habían
demostrado,durante la batalla de las 12 casas una capacidad superior a la de los caballeros  de oro estaban agonizando, sin duda ahora eran un blanco facil.

-Sin embargo-murmuró Shaka preguntándose a sí mismo-La representante de Odin, Dios de Asgard, la princesa Hilda, incluso en los paises vecinos es amada y respetada por todos, se dice que rebosa bondad....-

-Entonces ¿por qué?

Antes de que Shaka pudiera terminar sus palabras Ikki se acercó a él.

-Ya sea odin, ya sea Hilda no podemos permitir que hagan lo que les plazca, debemos ir allí.

-En tu estado actual es imposible que puedas enfrentarte a los legendarios Guerreros Divinos de Asgard. Además tu armadura del Fénix al igual que las de tus compañeros vaga por la frontera entre la vida y la muerte.

-¿Cómo?-

-La armadura del Fénix, el pájaro inmortal,que aún reducida a polvo o cenizas es capaz de resurgir esta vez no puede sanar sus alas rotas. Sólo podemos confiar en la capacidad de Mu para repararla junto con las demas y en la capacidad de Seiya  los demás para superar sus heridas-.

Ikki no pudo mas asentir ante las palabras de Shaka. Entonces se percató que la armadura de Shaka que había recibido el golpe helado estaba como quemada recubierta de blanca escarcha. Mientras que
Ikki ni con su golpe más poderoso había sido capaz de producir el mas mínimo daño a la armadura
de oro de Virgo.

-Esa sombra blanca.....ese hombre, debía de ser uno de los legendarios guerreros divinos de Asgard.

Por  un momento en un lejano lugar de su consciencia Ikki tuvo la sensación de ver como  la estrella polar así como las siete estrellas a las que correspondia su custodia brillaban con un extraño resplandor.
 
No fue hasta varios meses más tarde cuando Ikki comprendió que quien le había atacado aquella
noche fue Bud de Alcor Guerrero divino de Zeta.

..:Fin de El Gran Amor de Athena:..

Ir a...

..:Side Stories:..

Publicidad
 
Últimas noticias SS:
 

Cortesía de SS Ice Planet

[+] Confirmado! Juego para PS3:

Saint Seiya Senki

Afiliados
 
 
·ï¡÷¡ï· Saint Seiya Forever ·ï¡÷¡ï·

Promocionar tu página también
 
Hoy habia 17 visitantes (126 clics a subpáginas) ¡Gracias x visitarnos!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=